sábado, 16 de febrero de 2019

Incluyendo el sitio a la web

| www.GustavoGuardadoRoa.com |
facebook costa ricatwitter costa ricagoogle plus costa ricapinterest costa ricalinkedin costa ricaemail costa rica
youtube costa ricaSitios en la Webstumbleupon sitios en la web costa ricatumblr sitios en la web costa ricainstagram sitios en la web costa ricagoogle my business sitios en la web costa rica

Costa Rica (506) 8322-2771 - seoanddesign@gmail.com

marketing digital
Compartir esta página |

Cuando escribo sobre cosas del sitio web, generalmente tiendo a explorar temas más complejos, dirigidos a aquellos que ya están bien versados en la creación de sitios en la web. Esta vez, sin embargo, decidí buscar algo más simple: ¿cómo poner mi nuevo sitio web en línea?.

Bien, entonces si acabas de crear un website en Dreamweaver, o el programa que prefirás, y ahora estás atrapado con un montón de archivos HTML en tu disco duro. Estos se pueden abrir en tu navegador sin ningún problema, pero no se puede acceder desde ningún otro lugar. Voy a mostrarte algunas formas en que podés poner tu sitio web online.

Tené en cuenta que este no es un tutorial detallado paso a paso; simplemente te proporcionará los conocimientos básicos para orientarte hacia tu mejor opción. ¡No olvidés investigar mucho antes de actuar!

Primer paso: conseguir un host

 

Antes de continuar, necesitás un lugar donde podás colocar tu sitio web para que esté disponible a través de Internet. Esto se llama un host. 

El host es simplemente una computadora (o computadoras) que contiene el servidor de tu sitio web. 

 

Cuando alguien desea acceder al sitio web, el servidor es responsable de enviar y recuperar la información correcta requerida para que el sitio funcione correctamente. Hay algunas posibilidades cuando se trata de alojar tu sitio web:

Alojamiento propio:

 

Esta es, con mucho, la forma más compleja y, posiblemente, la más ineficiente de hospedar tu servidor. Al hacerlo vos mismo, necesitás tener una buena computadora que pueda abrir 24/7. Incluso entonces, el sitio web va a ser muy lento a menos que comprés una conexión de Internet de primera línea. De todos modos, no voy a cubrir el auto hospedaje ya que no lo considero una buena idea. Sin embargo, tiene sus ventajas, como darle un control absoluto sobre el servidor. Si realmente querés seguir el camino del auto hosting, Gigafide tiene este gran tutorial sobre cómo instalar y configurar un servidor doméstico en idioma inglés o bien en español con Genbeta.

Alojamiento compartido:

 

El alojamiento compartido es la forma más común de poner tu sitio web en línea. Es proporcionado por una empresa de alojamiento, y simplemente implica que varios sitios están en los mismos servidores. Esto suele ser bastante barato, y proporciona una funcionalidad decente. Algunos anfitriones incluso proporcionan alojamiento gratuito realmente bueno, como incentivo para obtener más clientes. Estos planes son bastante limitados, pero algunos siguen siendo realmente buenos. Mis favoritos personales son los de Awardspace y Zymic.

Cuando creás una cuenta con una de estas compañías (ya sea pagada o gratuita), se te proporciona una cuenta de FTP en la que podés cargar tus archivos a través de un cliente de FTP como FileZilla.
El alojamiento compartido es una solución buena y barata que se adapta al 99% de los webmasters. Desafortunadamente, dado que muchos usuarios están en el mismo servidor, no podés personalizarlo. Por lo tanto, estás atascado con lo que la compañía te lo dió. Un ejemplo de esto es que los hosts no proporcionan el módulo mod_expires de Apache. Esto hace que sea más difícil establecer fechas de caducidad de la memoria caché para archivos particulares.

Servidor dedicado:

 

Si necesitás absolutamente un control completo sobre el servidor, pero no querés hacer el tuyo, podés optar por un servidor dedicado. Estos también son alojados por compañías (Awardspace, mencionado anteriormente, proporciona servidores dedicados).

Esta opción simplemente implica que usted compra un servidor completo, en lugar de parte de uno, como lo harías con los hosts compartidos. Por supuesto, el precio es mucho mayor. Si bien podés obtener un buen alojamiento compartido por cinco dólares al mes, las opciones dedicadas serán unas diez veces más caras.

Segundo paso: obtener un nombre de dominio

 

Los nombres de dominio son los que identifican tu sitio en la Internet, como www.sitiosenlaweb.com o www.sitios-enlaweb.com. Sin esa dirección, solo podés acceder a tu sitio web a través de la dirección IP del servidor en el que está alojado. En inglés, esto significa que, en lugar de tener www.google.com como una dirección, terminaría con 216.239.51.99. Esto parece formalmente poco profesional y es difícil de recordar.

Desafortunadamente, los nombres de dominio no son gratuitos, pero son bastante baratos. Podés comprar uno en sitios como GoDaddy por tan solo $10 al año.

* Algunos proveedores de hosting realmente te dan un subdominio gratis. Entonces, en lugar de tener tusitio.com, terminaría con tusitio.tuhost.com. Si bien no recomiendo este tipo de dirección, sigue siendo mejor que nada, y es gratis.

En la mayoría de los casos, tu anfitrión realmente le dará la opción de comprar un dominio a través de ellos. Luego lo configuran todo, así que ya está todo listo. Aunque esto podría ser más caro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diseño Web "SEO friendly

  | www.GustavoGuardadoRoa.com  | Costa Rica (506) 8322-2771 - seoanddesign@gmail....